Verona Ciudad Transfeminista

assemblea

Under our eye/Sotto il nostro occhio/Bajo nuestro ojo

En la familia patriarcal heteronormalizada se produce y reproduce un modelo  social jerárquico y sexista: es el lugar donde se verifican la mayor parte de las violencias de género y es el dispositivo que reproduce la división sexual del trabajo y la opresión.

Es más, la familia es una herramienta ideológica que se utiliza con fines racistas, de cara a apoyar la reproducción de la identidad nacional de piel blanca. Por esta razón, reiteramos que la libertad de autodeterminación de las mujeres y de todas las subjetividades LGBT*QI+ no puede separarse de la libertad de movimiento de las y los migrantes. La violencia de las fronteras se articula en los territorios y en los cuerpos de las personas que las cruzan.

El Congreso Mundial de las Familias (WFC por su sigla en inglés) que se celebrará en Verona los días 29, 30 y 31 de marzo 2019 se arraiga en dicha idea de familia y es por esta razón que las feministas y transfeministas de Ni Una Menos (Non Una di Meno) junto con otros movimientos italianos e internacionales ocuparán la ciudad con rabia, determinación y intensidad. El congreso es co-organizado por la administración local y patrocinado por la “Presidencia del Consejo de Ministros – Ministerio de Familia y Discapacidad”, y la Región del Véneto. Asistirán el Ministro de Interiores Matteo Salvini, el Ministro de la Familia y la Discapacidad Lorenzo Fontana, el Ministro de la Educación Marco Bussetti, el Senador de la Lega Simone Pillon. Detrás de estos nombres reconocemos  a los principales promotores de la violencia heteropatriarcal y racista, y de su institucionalización. A ellos, y a todos los que se reúnen en este acto en nombre de la opresión y la explotación, tendrá nuestra rotunda oposición a través del movimiento de liberación transnacional.

A pesar de la retórica sobre los valores y la vida humana, los ataques contra el aborto y la apología de la familia, fomentados por estos señores del patriarcado, se vinculan a la organización general de la sociedad basada en la violencia y la opresión. Detrás de la reivindicación ideológica de la nación blanca, se esconde el racismo institucional. Dicho racismo no hace más que reproducir permanentemente la explotación del trabajo migrante dentro de las fronteras que dicen querer defender.

Detrás del llamamiento a la familia natural está la violencia: la heterosexualidad obligatoria contra la libertad sexual de las mujeres y las subjetividades LGBT*QI+ que se niegan a reconocerse en las identidades prescritas y los roles sociales impuestos. Nos oponemos a cualquier intento de subordinar a las mujeres al papel del cuidado dentro de la familia y a la maternidad como destino. El mundo de la educación y la formación también se ve afectado por estos ataques católico-fascistas a raíz del alarmismo fomentado, incluso a nivel institucional por las narrativas que describen a l*s niñ*s como víctimas de una supuesta “ideología de género”, lo que se traduce en fuertes limitaciones, en una verdadera censura a la circulación de saberes que critican la reproducción de las jerarquías de género y reconocen la libertad de las diferencias. Sabemos que el Congreso Mundial de las Familias es uno de los intentos de defensas descompuestas ante el poderoso levantamiento global de las mujeres que está quebrando un orden basado en las coerciones, la explotación y las jerarquías.

Llegaremos a Verona con la fuerza de la huelga feminista que crece y se expande: el 8 de marzo centenares de miles hemos ocupado las plazas y las calles del mundo, cruzando los brazos y no ocupando los lugares de la explotación y de la violencia patriarcal, para tomar la palabra contra el racismo y la opresión, para gritar nuestra libertad frente a las imposiciones de género y a la familia heteropatriarcal como institución opresiva. El feminismo y el transfeminismo que hemos sido capaces de activar van más allá de la identidad y de sus codificaciones, transitan en los espacios y en la sociedad para crear nuevas formas de lucha, proceden a través de las relaciones más que de las identificaciones y atraviesan todos los elementos de una movilización que es global. La huelga es feminista porque ha sido capaz de desvelar el nexo entre la violencia patriarcal, el racismo y la explotación: hemos quebrado ese nexo al llevar a la calle nuestra libertad y nuestra fuerza colectiva el 8 de marzo. Ni Una Menos es un movimiento feminista y transfeminista porque a partir de la puesta en discusión de las relaciones de poder, de las jerarquías y de la lucha contra la violencia machista contra las mujeres y el/los géneros ha sido capaz de golpear cada aspecto de la violencia sistémica. Con nuestra lucha hemos demostrado que el sexismo, la explotación, el racismo, el colonialismo, el fundamentalismo político y religioso, la homo-lesbo-transfobia y el fascismo están vinculados y se apoyan mutuamente.

El feminismo y el transfeminismo en este movimiento se desprenden a partir de la libertad y la autodeterminación de cada subjetividad con vistas a construir procesos colectivos de lucha y liberación que impactan la reproducción de la sociedad.

Hoy en día, todos los derechos conquistados por las luchas de las mujeres se encuentran bajo ataque: el divorcio, el aborto y la reforma del derecho de familia. A esta oleada reaccionaria respondemos con la fuerza de las reivindicaciones de nuestro Plan Feminista contra la violencia machista contra las mujeres y todas las formas de violencia de género.

 

Afirmando la fuerza de un movimiento global, Ni Una Menos demanda:

* Que la escuela y la universidad se conviertan en lugares de libertad y y rechazo a la violencia de género: ¡que salgan las asociaciones que eduquen con las diferencias, sexuales y de género!

* Que se exija una formación continua de los perfiles profesionales involucrados en las rutas de salida a la violencia de las mujeres, como profesores y profesoras, abogados y abogadas, jueces y juezas, educadores y educadoras, trabajadoras y trabajadores de los medios de comunicación y de las industrias culturales, para combatir las narraciones tóxicas y promover una cultura nueva.

* Que la sensibilización y formación en el mundo laboral siga trabajando contra los acosos, la violencia y la discriminación de género, con el fin de proporcionar herramientas adecuadas y eficaces de defensa y autodefensa.  

* Consideramos la salud como bienestar psíquico, físico, sexual y social y como expresión de libertad a la autodeterminación. Estamos en contra de cualquier forma de patologización de las personas trans y de re-asignación sexual forzada de las personas intersexuales.  

* Sabemos que la objeción de consciencia en el servicio sanitario nacional menoscaba el derecho a la autodeterminación de las mujeres, queremos el acceso pleno a todas las técnicas de aborto para todas las mujeres que las solicitan.

* Reivindicamos la garantía de libre elección y la necesidad de reconocer la violencia obstetricia como una de las formas de violencia contra las mujeres relacionadas con la salud reproductiva y sexual.

*Estamos en contra de las lógicas de seguridad en los centros sanitarios: creemos que las intervenciones de carácter exclusivamente asistencialista, de emergencia y represivos sean inadecuados y dañinos y que no tengan en cuenta el análisis feminista de la violencia como fenómeno estructural. Queremos un equipo de operadoras expertas.

*Reivindicamos un estado social universal, garantizado. Solicitamos la creación de consultorios que no solo sean espacios socio-sanitarios, sino también seculares, políticos, culturales y sociales. Queremos promover su potenciamiento y recalificación a través del empleo de personal estable y multidisciplinar.

* Alentamos la abertura de nuevas y más numerosas asesorías feministas y transfeministas, entendiendo por ellas espacios de experimentación (y vida), auto-investigación, mutualismo y redefinición del estado social.

*Reivindicamos un salario mínimo europeo, una renta de autodeterminación incondicionado y universal como herramienta de liberación de la violencia heteropatriarcal dentro y fuera de los lugares laborares.

*Contra el régimen de las fronteras y el sistema institucional de acogida, reivindicamos la libertad de movimiento y un permiso de residencia europeo sin condiciones, desvinculado de la familia, del estudio, del trabajo y de la renta.

* Queremos una ciudadanía que sea para todas y todos, el ius soli  para las niñas y niños que nacen en Italia y para los que han crecido aquí aunque no hayan nacido aquí.

*Criticamos el sistema institucional de la acogida y rechazamos la lógica de emergencia aplicada a las migraciones.

*Estamos en contra de la instrumentalización de la violencia de género en clave racista, nacionalista y de seguridad.  

*Queremos espacios políticos compartidos feministas y transfeministas.

*Sabemos que la violencias en los territorios también nos atacan a nosotr*s y nos oponemos a la “violencia ambiental” que actúa en contra del bienestar de nuestros cuerpos y de los ecosistemas en los que vivimos, constantemente amenazados por las prácticas de explotación.  

Somos la marea feminista, transfeminista, antirracista y antifascista que inundará Verona abriendo los espacios de liberación a partir de nuestra fuerza global.

 

AUTODERMINACIÓN Y LIBERACIÓN: MANOS FUERA DE NUESTROS DESEOS!

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...